Web Master: gaviola@eresmas.net

 

 

Volver a Índices

       

 

 

 

LAS COMAS: Esa esencial menudencia

¿Qué haría yo, impenitente Escriba, sin esa menudencia que acompasa tiempos y “a-destiempos”, haciendo que se entienda lo que quiero decir en lugar de entender sólo una parte de lo que digo?

La coma, ya se sabe, introduce una pausa en el discurso, separando lo esencial de lo accesorio, el grano de la paja, lo necesarios de lo excesivo y superfluo.

La coma es la GranMaestre, la Princesa de mis letras. Ay, pero ella sabe de su importancia, y no consiente caprichos de espurreos[1] improvisados, sino que, como si de la clave de un lenguaje críptico se tratara, impone sus reglas a sus cofrades, los Escribidores.

De mis charlas con tan esencial señora de las letras os dejo razón en estas líneas.

Dice ella, hablando de separaciones, que me aplique, como primera regla, a no dejar ni una rendija que la separe de la palabra o signo a que precede.

Sostiene, petulante, que es ella, junto con sus hermanastros los acentos, quienes dan sentido al discurso de los parlanchines, haciendo que los escribidores digan lo que quieren decir, y me pone el ejemplo de siempre, sobre aquel pobre actor de medio pelo que, precipitadamente, hubo de improvisar una lectura huérfana de puntuaciones adecuadas.

-Mira la diferencia -me encarece- cuando se me torea de mala manera, a mí o a mis primos hermanos, o cuando no se nos tiene en cuenta como debe ser. Mira y compara:

-Señor muerto esta tarde llegamos.

-Señor, muerto está, tarde llegamos.

 

-Ya ves, pedazo de ignorante, -me increpa cada vez que la dejo olvidada en algún rincón: en el primer ejemplo, en el que ni estoy yo ni está mi amiguete el acento, lo único que se entiende es que, quien habla, está informando, ni más ni menos que al SeñorMuerto, de que “esta tarde llegamos”, cuando, en realidad, lo que se quería decir –o, mejor dicho, exclamar- es que el parlante, dirigiéndose a su señor, le informa de la tardía llegada de ambos para ver vivo al fiambre que se encuentran a su llegada.

Visto que no todos atendemos sus razones, decidió no hace mucho DoñaComa, editar un bando, en el que señalaba sus inapelables NORMAS DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO.

Como lo oí os lo digo:

 

1.         INCISOS. Antes y después de separación o inciso, echar mano de la coma. Tales incisos pueden acotarse con paréntesis, guiones o, simplemente, con comas, y con los siguientes usos:

 

1. a) oraciones explicativas:

 Al salir, -si es que sales-, cierra la puerta.

 

1. b) adjetivos u oraciones que explican o aclaran algo del sustantivo concreto a que se refieren:

La salida, que está al final de la calle, es estrecha.

 

La salida, estrecha, está al final de la calle.

 

Poniendo esas comas, estamos indicando que hay una sola salida, que, además, es estrecha. Si no pusiéramos comas en la anterior oración, no se entendería que la única salida que hay es estrecha, sino que una de las salidas, (entre varias existentes), es la estrecha.

La salida estrecha está al final de la calle.

 

 La ausencia de comas en la frase anterior está sugiriendo que, además de la salida estrecha que hay al fondo de la calle, “la…estrecha”, hay otras salidas anchas.

 

1. c) Hay que ponerla detrás de un vocativo, (o de una llamada o de una interpelación hacia aquel a quien se dirige uno)

-Señor, no me gusta su tono.

-Como usted quiera, Señor,

-Sí, Señor, como usted mande.

-Pepe, cállate.

 

1. d) las interjecciones (o exclamaciones) van siempre entre comas.

-Bueno, déjalo pasar.

-Bien, si tú lo dices…

-¡Rayos y centellas!, esto es el diluvio.

 

1. f) Las explicaciones accesorias, cuya supresión no le quitarían sentido a la oración o discurso principal, siempre van entre comas.

 -Esta mañana, ¡qué miedo!, cayó una tormenta tremenda

-Vino desde su pueblo, como un burro, con toda la carga a cuestas.

 

Si la explicación que se introduce es muy notoria, o muy enfático el discurso, es mejor poner paréntesis o guiones en lugar de comas:

-Pues, como te iba diciendo –si es que es para matarlo- me dijo que se marchaba.

-Salir ahora –aunque parezca una locura- es lo mejor que podemos hacer.

-Aquella criatura –de la que ya te expliqué algo- era absolutamente imposible.

 

POR CIERTO QUE, CUANDO SE PONEN GUIONES -SI ES QUE SE PONEN- ÉSTOS NO DEBEN LLEVAR ESPACIO ENTRE ELLOS Y LA PALABRA ANTECEDENTE /Y POSTERIOR DE LA QUE VAN INSERTOS.

 

1. g) En general, debe usarse la coma para acotar cualquier explicación inserta en un enunciado concreto.

Ella, después de despedirse, volvió sobre sus pasos.

Ella volvió sobre sus pasos, después de despedirse.

Ella volvió, nos dijo que se iría, pero no fue así

 

2.         Se usa coma para acotar elementos de una enumeración.

Este mes he ido al cine, al teatro, a los toros, al campo…

 

Claro que la regla anterior tiene sus excepciones: se pone la coma entre cada elemento de la enumeración, menos en el último si éste se separa del anterior por conjunción, (y, e, ni, que, o) o cuando se cierran todas las posibilidades con la conjunción:      

-Este mes he ido al cine, al teatro, a los toros y al campo.

-¿Prefieres salir, quedarte en casa o las dos cosas?

 

Pudiera ser que la enumeración no cerrara todas las posibilidades. Entonces no se escribe ninguna conjunción, sino alguna forma que indique continuación (puntos suspensivos, etc.):

-Allí había de todo: café, churros, chocolate…

-Allí había de todo: café, churros, chocolate, etc.

 

Pero, si la conjunción separa oraciones independientes, cada una con su verbo, y no enumeraciones de verbo único, se pone la coma de marras entre ambas oraciones, antes de la conjunción:

-Allí había de todo, y nosotros comimos a placer.

 

2.a) Se separan mediante comas las oraciones que afirman o niegan algo del mismo sentido, como si se tratase de una serie:

-Salí, disfruté, regresé radiante.

 

Pero si el último enunciado de la serie va separado por conjunción, no se pone coma ahí:

-Le molestaba el sol, la luz diurna y la nocturna.

-No abras ese libro sin asegurarte de tener las manos limpias, las gafas puestas y la luz encendida.

 

Sin embargo, hay veces en que se puede (y se debe) poner coma antes de las conjunciones:

¿Cuándo?

a) cuando se ha omitido el verbo dentro de una oración simple, que sigue a otra en la que claramente está ese verbo omitido:

- Mi casa es grande, y la tuya pequeña.

 

b) Cuando no hay verbo, pero se sobreentiende:

-Ni los hombres aquí, ni las mujeres allí.

 

2.b) Se pondrá coma delante de las oraciones coordinadas con la principal, cuando las coordinadas empiezan por adverbios que hacen función de conjunciones disyuntivas (o, ya, ora, bien):

- Suena la campana, ora cerca, ora lejos.

-Te recordaré, ya esté junto a ti, ya separada.

 

2.c) Se pondrá coma delante de las oraciones coordinadas con la principal, cuando empiezan por adverbio que hace función de conjunción distributiva ó disyuntiva:

-Te recuerdo cuando te alejas, cuando te acercas, cuando te vas, cuando te quedas.

 

2.d) Adecuado es poner coma delante los adverbios ”menos”, “todo”, “excepto”, “salvo cuando hacen función de conjunción:

-Fácil es hacerse entender, salvo que no quieran entenderte.

-Todo tiene remedio, menos la muerte.

 

2.e) Poned coma delante de estas conjunciones: “aunque”, “mas”, “pero”, “sino”, que coordinan o unen oraciones dentro de una oración compuesta:

        -Quisiera verte, aunque va a ser imposible

 

2.f) Ante oraciones coordinadas adversativas introducidas por: pero, mas, aunque, sino (que):

-Hazlo si quieres, pero luego no digas que no te lo advertí.

 -Jugó un gran partido, aunque al final no pudo alzarse con la victoria.

 

2.g) Hay que poner coma delante de oraciones consecutivas (las que son consecuencia lógica del enunciado de la oración principal), introducidas por: “con que”, “así que”, “de manera que”, etc.:

Todo es imposible, de manera que tendremos que buscar una salida.

Prometiste escribirme, así que seguiré esperando tu carta.

.

2.h) Ante oraciones causales o explicativas lógicas (o deductivas):

Me han telefoneado, porque hay un mensaje en el teléfono.

 

Sin embargo, las causales o explicativas enunciativas, lógicas consecutivas, (enunciado como consecuencia lógica de algo) no van introducidas en el discurso mediante coma:

-Este perro está demasiado gordo porque se pasa el día comiendo.

 

Iguales reglas son aplicables a las oraciones finales (se hace o dice algo “a fin de que…” “para…”.

 

2.i) En las oraciones copulativas unidas por la construcción “no sólo…sino además” “…sino también”, se pondrá la coma tras la construcción copulativa:

-Llovió intensamente no sólo en el mar, sino también en la montaña.

 

2.j) Cuando se coloca el verbo detrás de construcciones que debieran ir detrás de ese verbo, se separa el enunciado invertido del verbo pospuesto:

-Aunque este sorprendente amanecer sea tan triste, sigo viva.

 

Recuérdese que la forma más precisa de construcción gramatical es colocando los elementos de la oración así: sujeto, verbo, complemento directo, complemento indirecto, y complementos circunstanciales. De forma que, si se invierte el orden, hay que introducir comas.

 

2.k) Cuando tras el nombre verdadero, se añade un título, un sobrenombre o un pseudónimo:

-El discípulo Juan, el amado, …

 

2.l) NO debe usarse la coma precediendo o a continuación de las conjunciones copulativas y, e, ni, o de las disyuntivas o, u, cuando éstas separan (unen) palabras de idéntica función.

-Juan y Luís fueron a la feria

- Puedes comer fruta o verdura

 

2.0) DEBE usarse la coma y las conjunciones antedichas cuando los elementos unidos por conjunción forman oraciones completas e independientes:

- Juan fue a la feria, y Luis no quiso ir.

- Juan fue a la feria, montó en el carrusel, y regresó temprano a casa.

- Juan no se decide a optar por ir a la feria, o salir a pescar

 

2.p) DEBE usarse la coma a continuación de una conjunción copulativa o disyuntiva siempre que se introduzca una acotación u observación:

- Estoy viendo tu ventana y, a pesar de los visillos, sé que estás ahí.

 

3.         NO USAR COMA:

-Entre sujeto y verbo aunque el sujeto, sea múltiple o explicativo. A no ser que el sujeto múltiple acabe en “etc.:

-Todos los que salgan de la habitación no deben regresar.

- Los tíos, los sobrinos, los primos, etc., fueron a casa de los abuelos.

 


 

[1] ESPURREO: del latín aspergere, acción de rociar o salpicar cualquier líquido con la boca. Es una palabra muy usada en la Comarca de Mágina.

 

      

 

 

       

Bibliografía

PERDÓN, IMPOSIBLE Guía para una puntuación más rica y consciente.

De José Antonio Millán. RBA Libros

   

 

A Gramatiquerías